Desde Malabo

¡Queridos amigos, hermanos! eso sois y seréis siempre para mí.
No quisiera escribir mucho, pero no quiero dejar de comunicarme en unos momentos tan significativos como estos.

Hoy ha sido un día muy “intenso” para mí… lleno de tantas cosas que me salen al paso en este querido rincon de mundo que es malabo.
Esta tarde he estado acompañando a la familia de nuestro querido angelito Antonio Boriesá Etopa. Todo el pueblo de Sampaka ha asistido al funeral, mucha gente ha llorado y desde luego yo también, hoy he llorado con paz y con fe acompañando a Natalia su madre mientras íbamos camino del humilde cementerio del pueblo; digo con paz y fe porque en estos días pasados lo he hecho con un poco de amargura y enfado, cuando después de saber de la muerte de Antonio sigo teniendo niños enfermos, ingresados en el hospital de Malabo y muchas veces no bien atendidos, espero y le pido al todo poderoso y también a Antonio, que los que están ingresados por paludismos, diarreas, fiebres y un sin fin de injusticias salgan bien librados y le ganen la partida al mundo del egoísmo, del hambre, la vanidad.

Hoy tengo paz, también he comunicado paz a mucha gente en Sampaka, especialmente a Natalia y a sus hermanas, esa misma paz y ternura que quisiera transmitir a vosotros que con tanto cariño y ternura, acogieron en septiembre pasado ese “S.O.S” de Malabo: “Ignacio, Titón, es urgente, mi niño se me muere y debe ir a España a curarse…” y os pusisteis en marcha de inmediato.
Maria Alventosa, el Dr. Bermejo, Pilar Sanchis, la embajada de España en Malabo y un sin fin de “lazos” ……!!!!!!!!!!!!!!! que atamos para que el niño empezara el camino de ascenso hacia la salud eterna, la que tenemos cerquita de nuestro padre dios.

Queridos amigos, antes de que Antonio llegara a gozar de esa presencia definitiva, cada uno de vosotros hizo lo necesario para devolverle la salud que los hombres, limitados y frágiles podemos dar.

Mil y mil gracias a cada uno, no puedo mencionarlos a todos, no acabaría, pero estoy segura que la cadena es muy larga.
Seguid ayudándome ¡por favor!, seguid atendiendo a tantos “S.O.S” que se lanzan desde muchos rincones menos favorecidos  del mundo. estoy totalmente segura que lo haréis, gracias por ello.
El Dios de la paz, el Dios de la ternura y la compasión… bendiga sus vidas, las de sus hogares y bendiga sobre todo esa vena solidaria y de bondad que ha sembrado en cada uno.

En nombre de los niños del “Virgen del Carmen” de Malabo, de las carmelitas misioneras y en el mío reciban un beso fuerte y nuevamente,
¡MIL GRACIAS! MUCHAS GRACIAS HERMANOS.

Hna. Leida Holanda Dájome Palacios (CM)

Related Articles:

enlaces links sepla ayuda

Comments are closed.

logo-futuro-meta
bicipringaos
seplastore