Un hombre bueno se ha ido al cielo


El domingo 26 de mayo recibí una llamada que me hacía sospechar que eran malas noticias; Don Juan Trujillano, sacerdote y hombre profundamente humano y seguidor de las doctrinas de Cristo se nos ha ido al cielo.
Si algo pudiera decirse de éste hombre bueno es, que AMÓ A SUS SEMEJANTES CON TODAS SUS CONSECUENCIAS siguiendo la doctrina de Jesús, al que él siempre quiso imitar y seguir; todo lo dio por los demás, vendió las tierras heredadas de sus padres en su Ávila natal (Carrera de Barco) y construyó una ciudad para que los desheredados del mundo tuvieran un techo y una educación.
En ese centro LA INMACULADA DE ARMENTEROS (Salamanca), poco a poco fueron llegando niños y jóvenes de todos los rincones del mundo, enviados algunos por sus familiares y muchos otros llegados a las costas españolas en pateras; sus aulas llegaron a acoger a más de 700 niños y niñas de 35 nacionalidades.
Don Juan fue padre para muchos de aquellos que apenas conocieron a sus progenitores, fue madre para secar sus lágrimas, fue maestro para, junto a sus profesores, enseñar al que no sabía; dio de comer y beber a hambrientos y sedientos; fue esperanza y soporte de vida para muchos sin techo que la administración española fue dejando de lado hace ya muchos años, pero él siempre tuvo un lecho, comida y un pupitre para cada joven que llegaba a sus puertas.
SEPLA-Ayuda, tuvo la suerte de ser colaborador de su obra, apoyamos en lo que pudimos y ayudamos a dar formación a sus jóvenes; realizamos un voluntariado donde pilotos, hijos de pilotos y con ayuda de otros jóvenes, impartieron clases en sus aulas; ayudamos, con el apoyo de colaboradores, con ropa, alimentos y juguetes en las navidades.
El domingo fallecía rodeado de su fiel José Carlos y todos estos niños que formaban su familia; ayer lunes fue celebrada una misa funeral en  su memoria en el patio del colegio, concelebrada por 50 sacerdotes y presidida por el Obispo de Salamanca; misa sentida y cantada por sus niños de todos los colores, como él decía; misa a la que acudieron además de todos los alumnos y profesores, amigos y sus vecinos del pueblo de Armenteros junto a personalidades de la cercana Salamanca; sobrecogía ver a los niños llorar tan sentidamente, se había ido un hombre bueno.
Sus restos mortales fueron posteriormente trasladados a su Carrera natal donde recibieron cristiana sepultura junto a los de sus padres.
En estos momentos de crisis, en los que mucha gente pasa hambre y muchos  duermen al raso, Don Juan Trujillano y su equipo siempre buscaron ayuda para que ésta OBRA DE DIÓS no sucumbiera. Luchó hasta el último suspiro para que su obra no muriera, abrumado por una sociedad que, desde la deshumanizada administración, no sabe ver el beneficio que su OBRA ha dado pero que le exigía monetariamente aquello que no podía dar, pues ya lo había dado todo, pero aquellos que más lo necesitaban.
Es por ello que pido que todo aquel que pueda, que tenga capacidad para ello, a LA ADMISNITRACIÓN,  sepa ver que esta OBRA, no puede ni deber morir; solamente hay que pensar lo que significa, educación, orden, techo y alimentación a un montón de niños abandonados.
Descanse en PAZ, Don Juan Trujillano, HOMBRE BUENO.

Related Articles:

enlaces links sepla ayuda

Comments are closed.

logo-futuro-meta
bicipringaos
seplastore